Cuándo y cómo cambiar la punta a nuestro Apple Pencil

El Apple Pencil nos permite todo un nuevo nivel de interacción con nuestro iPad. Gracias a él podemos tomar notas a mano, dibujar, corregir y marcar textos y mucho más. Con tantas posibilidades y tanto uso es habitual que la punta del lápiz se descaste con el tiempo. Afortunadamente podemos cambiarla, hablemos de todo ello.

Cuándo cambiar la punta a nuestro Apple Pencil

Lo primero de lo que tenemos que hablar es cuándo cambiar la punta de nuestro Apple Pencil. Tengamos en cuenta que, aunque la punta es una parte fundamental del buen funcionamiento del Pencil, tampoco podemos responsabilizarla de cualquier fallo que experimentemos. Por eso deberíamos guiarnos por tres indicadores:

  • La punta rasca: si pasamos el dedo por la punta del Apple Pencil y notamos que es rasposa.
  • El Apple Pencil responde aleatoriamente: si notamos que necesitamos más de un toque en la pantalla para realizar una acción, sobre todo si este comportamiento es aleatorio.
  • Se aprecia daño visual: si se aprecia un daño real en la punta del Apple Pencil, incluyendo posibles desviaciones de la misma.

Cómo cambiar la punta a nuestro Apple Pencil

En los Apple Pencil de primera generación Apple entregaba una punta de recambio. Estas puntas son compatibles con el Apple Pencil de segunda generación, por lo que, tanto si disponemos de un lápiz de primera generación actualmente o habíamos tenido uno de ellos, es muy probable que dispongamos de una punta de recambio. Si no fuera así, Apple vende un pack de cuatro puntas por 25 euros.

Ahora, ¿cómo cambiamos la punta? Muy fácil, simplemente la desenroscamos y luego volvemos a enroscar la nueva. Asegurémonos de dejar la punta suficientemente apretada sin tampoco excedernos en la fuerza aplicada.

Listo. Con un simple cambio de punta de nuestro Apple Pencil deberíamos poder disfrutar de él como si fuera nuevo. Un recurso que a veces puede no ocurrírsenos a la primera, pero que si utilizamos el Pencil con asiduidad es bueno tener presente. Algo tan fácil como sacar punta a un lápiz.