Cómo abrir la cola de impresión en nuestro Mac para cancelar o pausar tareas y más

Cuando imprimimos un documento la tarea o tareas pueden tardar más en completarse dependiendo del tipo de impresora y de la cantidad de hojas que deban imprimirse. En nuestro Mac podemos ver el progreso de la impresión para tener una idea de cuánto tiempo más necesita para pasar al formato físico cierto documento, por ejemplo un calendario. Veamos cómo hacerlo.

La cola de impresión, informes de errores y tareas completadas

Cuando estamos imprimiendo cierto documento lo habitual es que aparezca en el dock un icono de nuestra impresora. Un clic en este icono nos lleva directamente a ver la cola de impresión. Este icono, además, muestra un recuento de las tareas pendientes y sirve de indicador para posibles errores en el proceso.

  • Un indicador de color rojo con un número muestra la cantidad de tareas aún por imprimir.
  • Un símbolo verde con una señal de pausa dentro indica que la impresión está en pausa.
  • Una señal amarilla con una indicación indica un error en el proceso, puede ser desde falta de papel hasta necesitar un nuevo cartucho de tinta.

Si hacemos clic en este icono se abrirá la cola de impresión. En ella veremos una lista detallada de los documentos que se están imprimiendo. También veremos junto a cada uno de ellos un botón con una cruz, para cancelar la impresión, y otro de pausa, para ponerla en espera de forma temporal.

¿Y si la cola de impresión no aparece? Entonces la podemos buscar en las Preferencias del Sistema. Simplemente hacemos clic en el menú Apple (), elegimos Preferencias del Sistema, tocamos en Impresoras y escáneres y tocamos Abrir cola de impresión.

Una vez aquí podemos incluso ver las tareas anteriores que hemos enviado a la impresora. Para ello simplemente elegimos Mostrar tareas completadas en el menú Ventana o presionamos Comando (⌘) + 2.

La cola de impresión, ya accedamos a ella desde el Dock o desde las preferencias del sistema, es donde acudir para cancelar tareas de impresión y tener una idea clara de en qué está trabajando nuestra impresora. Es cierto que actualmente imprimimos mucho menos que hace unos años, pero poder consultar esta información rápidamente cuando es precisa sigue siendo, en muchos casos, necesario.