Cómo ajustar automáticamente el balance de color de nuestro Apple TV usando un iPhone

Una de las mejoras más importantes que llegaron al Apple TV con tvOS 14.5 es la capacidad de ajustar el balance de color de nuestro televisor utilizando un iPhone que disponga de Face ID. Un proceso simple, de apenas 30 segundos, que garantiza que el color que vemos en nuestra tele sea el más realista posible.

Un proceso de 30 segundos y unos resultados impresionantes

La calibración del color de las pantallas es algo que se lleva haciendo a nivel profesional desde hace años. El proceso es de lo más simple a nivel técnico: emitimos un color en la pantalla y una cámara lee cómo se ve ese color. Contrastando la información del color que emitimos con el que queremos ver ajustamos el televisor para que la representación sea la más realista posible.

En el caso del Apple TV y el iPhone el proceso es el mismo. La única diferencia es que no necesitamos que venga ningún técnico a realizarla. El proceso dura unos segundos en los que el televisor emite ciertos colores y las cámaras TrueDepth, las de FaceID, leen la respuesta. Con estos resultados nuestro Apple TV ajusta el perfil de color de salida.

Antes de empezar con el calibrado lo primero y más importante es que el Apple TV que queramos calibrar esté actualizado a tvOS 14.5 o a una versión superior. El iPhone, que debe ser un iPhone X o superior también debe estar ejecutando iOS 14.5 o superior. Hecho esto la recomendación es que ajustemos la imagen del televisor al modo estándar. A partir de aquí los pasos son los siguientes:

  1. Abrimos la app Ajustes en nuestro Apple TV.
  2. Entramos en Vídeo y audio.
  3. Tocamos en Balance de color debajo de Calibración.
  4. Tocamos la notificación que recibiremos en nuestro iPhone.
  5. Acercamos el iPhone, con la pantalla del teléfono mirando a la pantalla del televisor, al recuadro que se nos indica. Mantenemos una distancia de unos 2,5 centímetros.
  6. Una vez completado el proceso tocamos Ver resultados y elegimos el perfil de color calibrado.

En la medida de lo posible tratemos de realizar esta calibración sin una gran fuente de luz, como el sol, incidiendo en el televisor y mantengamos el iPhone quieto durante el proceso. Si el proceso fallara la recomendación, comprobada personalmente, es acercar más el iPhone al televisor.

Los resultados dependerán mucho de cada televisor, pero como podemos ver en la imagen sobre estas líneas la diferencia puede llegar a ser abismal. Sin duda una mejora que agradeceremos para asegurarnos de que estamos viendo los contenidos del Apple TV con la máxima fiabilidad posible respecto a como los creadores de contenido lo concibieron.