Así podemos configurar nuestro Mac para que se encienda y apague siguiendo un horario

Hay muchas formas de gestionar el reposo y la activación de nuestros Mac. Hay personas que nunca apagan su ordenador, mientras otras lo apagan aunque solo vayan a dejar de utilizarlo durante un par de horas. Ambas opciones son válidas y además hay una tercera: programar las horas de encendido y apagado de nuestro ordenador. Veamos este último sistema.

Encendido a las 6:15 y apagado a las 22:30

Poder programar a qué hora se enciende y apaga nuestro Mac puede sernos muy útil. Encontraremos nuestra máquina lista a primera hora y, al mismo tiempo, esta habrá descansado durante la noche, algo que tanto desde el punto de vista de los componentes como del consumo eléctrico es interesante. Nuestro Mac nos ofrece las opciones necesarias para decidir su horario, en macOS Big Sur lo haremos así:

  1. En el menú Apple () elegimos Preferencias del Sistema.
  2. Entramos en Batería.
  3. En la barra lateral izquierda seleccionamos Horario.

Aquí hay varias opciones. La primera es la opción de activar o arrancar el Mac. Para automatizar este comportamiento simplemente activamos la opción y elegimos si queremos que la lleve a cabo cada día, solo los días entre semana, los fines de semana o un día de la semana en concreto. Luego elegimos la hora del día.

La otra opción es la del reposo, reinicio o apagado. Para usarla simplemente marcamos con un tic la segunda casilla y en el desplegable a su derecha elegimos entre el reposo, el reinicie o el apague. Acto seguido, igual que en el paso anterior, elegimos el día de la semana para la acción, así como la hora del día.

¿Telegram de Hoy en Apple? ¡Quiero unirme!

Una vez hemos terminado la configuración tocamos Aplicar y sabemos que el Mac empezará a seguir la programación que acabamos de introducir. Tengamos en cuenta, sin embargo, que en los portátiles es necesario que el Mac esté enchufado a la corriente para encenderse.

Un sistema simple que nos permite disponer de nuestro Mac a las horas que queremos utilizarlo y que, en las horas en que nosotros dormimos, él también goce de un ratito de descanso.