Descargas a través de datos móviles: cómo configurar sus límites

Hace algunos años la cantidad de datos móviles que las operadoras nos permitían usar mensualmente era notablemente más reducida que ahora. Por ello, ciertas tareas como reproducir una película en streaming o descargar apps de gran tamaño eran poco habituales.

Pensando en evitar que sin darnos cuenta gastaramos nuestra tarifa de datos descargando un par de aplicaciones Apple puso un límite al tamaño de las apps y otros elementos que podemos descargar sobre la red de datos móviles. Esto ha cambiado en iOS 13.

De hecho, desde los primeros 50MB de tamaño máximo hasta los actuales 200MB Apple incrementó progresivamente el tamaño máximo permitido. Ahora con la popularidad de las tarifas de datos ilimitadas Apple nos permite elegir cómo queremos descargar esos elementos de gran tamaño tales como aplicaciones, música, podcasts, libros, audiolibros, películas, etc.

Ahora con iOS 13 y iPadOS 13, aunque de forma predeterminada seguimos con el límite de los 200MB y cualquier elemento que los supere precisa de permiso explícito, podemos elegir entre varias opciones. Los pasos son muy sencillos:

  1. Abrimos la app Ajustes.
  2. Entramos en iTunes Store y App Store.
  3. Debajo de DATOS MÓVILES tocamos en Descargas de apps.
  4. Elegimos entre las diferentes opciones.
  • Permitir siempre: Permite que todas las apps se descarguen automáticamente usando los datos móviles. Cuando estemos en itinerancia, es decir fuera de nuestro país (o del país de la operadora) se nos pedirá permiso para descargarlas.
  • Preguntar si es más de 200 MB: Solo permite la descarga automática usando datos móviles de las apps que ocupan menos de 200 MB.
  • Preguntar siempre: Siempre se pedirá permiso para descargar las apps usando los datos móviles.

De esta forma tan sencilla podremos ajustar las descargas de nuevas apps y de actualizaciones según nuestra tarifa de datos. Cada vez más operadoras ofrecen tarifas ilimitadas o suficientemente generosas como para que podamos escoger Permitir siempre.