Apple contesta a Europa sobre el cargador común: perjudicaría la innovación, el usuario y la economía

Apple ha acudido a los medios para pronunciarse sobre el plan de Europa de obligar a que todos los dispositivos móviles utilicen el mismo tipo de cargador. Apple utiliza Lightning en prácticamente todos sus productos y un cambio por otro conector, casi con toda seguridad un USB tipo C, tendría importantes consecuencias.

Apple defiende la innovación y cuida prioritariamente la experiencia de usuario. Creemos que la regulación que fuerza una conformidad a lo largo de los tipos de conectores que tienen todos los smartphones ahoga la innovación en vez de favorecerla, y perjudicaría al consumidor en Europa y la economía en su conjunto. 

Más de 1.000 millones de dispositivos de Apple utilizan un conector Lightning, además de un completo ecosistema de accesorios y fabricantes de dispositivos que utilizan Lightning para servir a nuestros clientes. Esta legislación tendría un impacto negativo directo afectando a millones de dispositivos activos y accesorios utilizados por nuestros clientes europeos, y aún más clientes de Apple alrededor del mundo, creando un volumen de basura electrónica sin precedentes y muchas molestias a los usuarios.

No creemos que la regulación deba intervenir dado que la industria ya se está moviendo hacia la utilización del USB-C a través de un conector o cable. Esto incluye el adaptador USB-C de Apple, que es compatible con todos los iPhone y iPad. Esta aproximación es más conveniente para los clientes, permite la carga para un amplio abanico de dispositivos electrónicos móviles, fomenta que las personas reutilicen su cargador y permite innovar.

Antes de 2009 la Comisión estuvo considerando la obligatoriedad de que todos los smartphones utilizasen únicamente conectores USB Micro-B, lo que hubiera restringido el avance de Lightning y USB-C. En vez de esto, la Comisión estableció un programa voluntario para la industria basado en un estándar que posibilitó un cambio en el mercado de 30 cargadores a tan solo 3, que pronto serán dos (Lightning y USB-C), demostrando que este enfoque funciona. 

Esperamos que la Comisión continuará buscando una solución que no restrinja la capacidad de la industria en innovar y traer nueva tecnología para los clientes.

Los datos de Apple

Copenhagen Economics ha sido la firma que ha contratado Apple para el análisis económico donde se afirma que los clientes se verían antes perjudicados que beneficiados por este cambio.

Según su informe el coste de esta regulación ascendería a los 1.500 millones de euros, mientras que el beneficio medioambiental, el objetivo de esta regulación, sería de apenas 13 millones de euros. La reducción del número de cables en el hogar sería solamente del 14% mientras se obligaría a todos los accesorios, la mayoría de los cuales carecen de cable sino que llevan el conector integrado en el dispositivo, a ser lanzados a la basura.

Importante recordar que la Comisión Europea aún tiene tiempo por delante para tomar esta decisión, probablemente suficiente tiempo para permitir que Apple se deshaga del conector de forma definitiva para abrazar solamente la carga inalámbrica.

Puedes consultar el estudio al completo (en inglés).