El FBI vuelve a pedir a Apple acceso a un iPhone bloqueado con código

El FBI ha vuelto a solicitar acceso a dos iPhone pertenecientes al principal sospechoso de un tiroteo. La oficina ha mandado una carta a Apple este pasado lunes para solicitar ayuda desbloqueando los dos teléfonos según NBC News.

En la carta el FBI indica que cuentan con el permiso del juez para acceder a los dispositivos pero que como estos están protegidos con un código no han podido conseguir el acceso. Al parecer el equipo del FBI ha tratado de adivinar el código usando los más frecuentes sin ningún éxito.

En contestación a esta carta Apple ha respondido de la siguiente forma:

Tenemos un gran respeto por las fuerzas de seguridad y siempre hemos colaborado de forma activa para ayudar en sus investigaciones. Cuando el FBI nos pidió información relacionada con este caso hace un mes, les dimos toda la información en nuestra posesión y continuaremos apoyándoles con los datos que tenemos disponibles. 

La historia se repite. En 2016 el FBI quería acceder al teléfono de dos tiradores y también solicitaron a Apple su ayuda para crear un software que permitiera disminuir la seguridad de los iPhone. Apple se negó, y el asunto llegó a los tribunales donde, en el último momento, el FBI retiró la demanda.

La respuesta de Apple en el CES

Unas semanas después de este suceso, y recién salido el mismo al conocimiento público, Apple ha tenido oportunidad de hablar más del tema en el marco de la feria CES, que está teniendo lugar en Las Vegas, en una conferencia sobre la privacidad. Jane Horvath, la directora senior de privacidad global de Apple, defendió el cifrado en las siguientes palabras:

Nuestros teléfonos son relativamente pequeños y pueden perderse o ser robados. Si vamos a apoyarnos en ellos [para guardar] nuestros datos de salud o finanzas, necesitamos asegurarnos de que si pierdes un dispositivo no vas a perder esos datos sensibles.

Cuando se le preguntó al reciente tiroteo la ejecutiva respondió de nuevo:

Crear una puerta trasera al cifrado no es la manera en que vamos a resolver esos problemas. 

El desarrollo de un software capaz de saltarse las restricciones de los dispositivos Apple es, según lo ha calificado Tim Cook en varias ocasiones, «el equivalente del cáncer», debido a que todos los dispositivos del mundo estarían en riesgo. Poner en riesgo la seguridad de los dispositivos de los millones de usuarios de Apple del mundo para poder acceder a unos cuantos realmente parece un acercamiento poco apropiado.

Desde hace años la posición de Apple con las agencias y cuerpos de seguridad ha sido la misma: ayudar en todo lo posible sin traspasar la línea del cifrado.