Porqué Intel vendió su negocio de módems a Apple

Hace unos meses Intel decidió vender su departamento de módems y Apple se lo compró por mil millones de dólares. Se trata de un movimiento de gran importancia que coloca a Apple en el mercado de las tecnologías móviles no como consumidor de la tecnología que crean otras empresas sino como fabricante. Algo similar pasó cuando Apple empezó a fabricar sus propios procesadores, la serie A, cuyo máximo exponente es el A13 Bionic que llevan los iPhone 11.

Primero, y para situarnos, es importante conocer lo que es un módem. Un módem es un chip que permite la conexión entre un dispositivo, como un iPhone, y las diferentes redes a las que se conecta. Con este módem el iPhone es capaz de realizar llamadas, usar datos móviles, etc. Por lo tanto se trata de un componente primordial en el teléfono, no solo por las capacidades (de teléfono) que le aporta si no por el impacto en batería y consumo, pues está en el núcleo de todas las tareas de comunicación de nuestro iPhone, que son muchas.

Volviendo a la compra/venta, más allá de lo que puede significar en un futuro próximo para los dispositivos de la marca de la manzana, Intel ha expuesto en un comunicado los motivos de esta maniobra que en su momento nos dejó bastante sorprendidos.

Antes de analizar este comunicado vamos a ponernos en contexto. Qualcomm es uno de los fabricantes más importantes de módems en todo el mundo. Esto es debido a que Qualcomm dispone de las patentes más importantes de las tecnologías clave de la conectividad móvil. Esto significa que cuando los demás fabricantes quieren diseñar sus propios módems tienen, inevitablemente, que usar patentes de Qualcomm, lo que conlleva una comisión por cada uno de los chips.

Según Intel estas comisiones eran casi tan altas como el precio de fabricación del módem, por lo tanto los chips de Intel salían al mercado al doble de precio que los de Qualcomm.

Ahora entra en juego Apple. En el momento de la compra de la división de chips módems de Intel Apple tenía una batalla legal de épicas proporciones con Qualcomm y que giraba exactamente entorno a lo mismo: las patentes y los pagos de las comisiones. Con esta batalla Apple tuvo que buscar otro fabricante de módems para el iPhone y este era Intel. Intel contaba con Apple prácticamente como único cliente y gracias a su elevada demanda podía seguir en el mercado de módems.

Probablemente nunca sabremos qué fue primero, si Intel alertando que iban a salir del mercado y por lo tanto Apple debía hacer las paces con Qualcomm para seguir teniendo módems para sus dispositivos o viceversa. En cualquier caso Intel salió del mercado. La salida se completó con la venta de la división de módems que Apple compró.

¿Telegram de Hoy en Apple? ¡Quiero unirme!

¿Y podrá competir Apple con Qualcomm? Aquí entramos un poco en el terreno de la especulación. Qualcomm ha sido multada con casi 1.000 millones de dólares en China, 850 millones de dólares en Corea, 1.200 millones de dólares por la Comisión Europea y 773 millones de dólares en Taiwán (que posteriormente se redujeron en el acuerdo) en diferentes juicios en los que se le acusa de prácticas anticompetitivas. Apple tenía, como ya hemos dicho, su enorme guerra en los tribunales con esta compañía y no parece que este acuerdo de paz sea del agrado de Apple. En definitiva, creo que cuando Apple sea capaz de diseñar y fabricar sus propios módems y no necesite a Qualcomm el enfrentamiento en los tribunales volverá. Cómo vaya a resolverse es algo que aún está por ver pero yo no descartaría que Intel volviera a fabricar chips módems dentro de unos años.

Noticias relacionadas:

Una respuesta a «Porqué Intel vendió su negocio de módems a Apple»

¿Comentarios?