¿Puede la domótica ser insegura?

Una pregunta que suelen plantearse muchas personas con dispositivos conectados en casa es acerca de la seguridad: ¿mi dispositivo es seguro?

Si bien el riesgo que entraña que «alguien» pueda encender o apagar una bombilla es mínimo, la cosa cambia con cerraduras, puertas de garaje o cámaras.

Vamos a hablar de la seguridad en la domótica y a aclarar algunos conceptos.

Cuando hablamos de dispositivos conectados, de IoT (Internet of Things, el internet de las cosas) o de domótica, hablamos de esos pequeños dispositivos que, sin llegar a la complejidad de un ordenador o un iPhone, tienen conexión a internet y son capaces de recibir y ejecutar ordenes.

Categorías de productos compatibles con HomeKit, de Apple.

Pero ¿pueden estos pequeños aparatos tener virus? La respuesta corta es: sí, pero es extremadamente difícil, sobretodo si tomamos las precauciones adecuadas.

Tenemos que tener en cuenta que desde la lavadora, al termostato, al aparato del aire acondicionado, lo que reside en su interior es un pequeño ordenador. La gran mayoría de dispositivos de IoT funcionan con una función extremadamente reducida de Linux, así que sí, son susceptibles a los ataques, pero es algo muy difícil.

Los cuatro riesgos y sus soluciones

Dispositivos no seguros

Lo primero a tener en cuenta es que debemos comprar dispositivos a empresas reconocidas. Estas empresas tendrán los recursos para tomar un acercamiento correcto a la seguridad y a tomar medidas rápidamente si se descubriera alguna vulnerabilidad.

HomeKit es una certificación para dispositivos IoT a los que Apple exige, entre otros, que se use encriptación de extremo a extremo y que se autentifiquen mutuamente. Por ejemplo, cuando el conector de las bombillas Philips Hue quiere encender una bombilla el conector comprueba, en un primer lugar, las credenciales de la bombilla antes de dar la orden. La bombilla, al recibirla, comprueba las credenciales del conector antes de ejecutarla.

Acceso a la red Wi-Fi

La gran mayoría de dispositivos IoT permiten ser controlados directamente cuando las ordenes se transmiten desde la misma red Wi-Fi. Afortunadamente evitar intrusiones en nuestra red es tan sencillo como asegurarnos de tener una contraseña segura para la misma, haber cambiado las credenciales de acceso al router, así como configurar el router para que reciba actualizaciones de seguridad.

Acceso físico al dispositivo

Esto no representa un riesgo para la gran mayoría de usuarios, pero es algo que las compañías o oficinas pueden tener en cuenta.

El engaño de instalar malware

Una app maliciosa instalada en un ordenador o teléfono móvil es el mayor riesgo posible. Es importantísimo que siempre instalemos las aplicaciones de fuentes de confianza como la App Store.


Habiendo cubierto las cuatro causas de preocupación sobre la seguridad de los dispositivos IoT solo nos queda poder disfrutar de la comodidad que ofrecen y de sus ventajas.

Si tienes más dudas sobre privacidad y seguridad en el entorno de la tecnología deja un comentario o contáctame.

Artículos relacionados: