Cómo y por qué vaciar las caches en macOS

Si bien es cierto que en general los ordenadores Mac funcionan perfectamente, también es cierto que cuando deciden hacer alguna tontería puede ser realmente complejo encontrar y subsanar la causa de ello.

Hoy vamos a hablar de las caches, una parte de nuestros sistemas operativos que puede ocasionar alguna irregularidad y que es útil vaciar y regenerar en nuestra investigación de las causas de un comportamiento extraño por parte de nuestra máquina.

Vamos a ello.

¿Qué es una cache?

Simplificando enormemente, una cache es una memoria de algo que ya se ha hecho. Es decir el resultado de un cálculo, un proceso o una descarga. Vamos a poner un ejemplo.

Los favoritos de Safari. Cada uno de ellos tiene un icono que nos muestra la identidad de la página, de hecho hablamos de ello en este artículo. Este pequeño icono que está alojado en la página es descargado por Safari y guardado para mostrarlo cuando vemos los favoritos. Todos nos hacemos cargo de que no sería práctico descargarlo cada vez que hay que mostrar los favoritos, sin contar la lentitud.

El comportamiento del sistema es el siguiente: en general, cuando una operación se prevé repetitiva o que el resultado de la misma va a ser de valor en un futuro, esta se guarda en la cache, de donde puede recuperarse con velocidad sin tener que pasar por el proceso de generación.

En macOS hay principalmente tres caches: la cache del usuario, la cache del sistema y la que simplemente llamamos cache.

Cuándo vaciar las caches

Las caches pueden contener errores. Cuando esto ocurre el sistema puede mostrar una información incorrecta o simplemente no mostrar ninguna. Los fallos que esto puede ocasionar abarcan desde errores en la sincronización a la visualización incorrecta de iconos, por mencionar solo dos ejemplos.

Cuando borramos las caches obligamos al sistema a que recalcule, regenere y redescargue el contenido necesario para su funcionamiento, esta vez sin errores.

Cache - Hoy en Apple
Vista del contenido de la cache de usuario de un Mac.

Cómo vaciar las caches

El proceso siempre es el mismo: entramos en una carpeta concreta y borramos todo su contenido. Para hacerlo vamos a valernos de una función del Finder que nos permite introducir la dirección de una carpeta y nos lleva a ella.

  1. Abrimos una ventana de Finder.
  2. En el menú «Ir» seleccionamos «Ir a la carpeta».
  3. Copiamos y pegamos una de las rutas de la carpeta.
  4. Pulsamos Ir.
  5. Presionamos Comando (⌘) + A para seleccionar todos los elementos.
  6. Presionamos Comando (⌘) + Retroceso (←) para eliminarlos.

Las rutas que debemos copiar y pegar son tres, siempre SIN las comillas, una cada vez:

  • Cache del sistema: «/System/Library/Caches»
  • Cache general: «/Library/Caches»
  • Cache de usuario: «~/Biblioteca/Caches»

Una vez hayamos completado los pasos anteriores con las tres rutas seguimos con estos otros:

  1. Hacemos un clic secundario (derecho) encima de la papelera de reciclaje.
  2. Elegimos «Vaciar papelera».
  3. Pulsamos «Vaciar papelera».
  4. Reiniciamos nuestro Mac.

Borrar las caches del Mac debe solucionar algunos errores comunes en algunas aplicaciones, aunque no es una solución absoluta. No se recomienda realizar esta acción si no se experimenta ninguna irregularidad, pues damos un trabajo extra al sistema de forma innecesaria.

Artículos relacionados: