Comprendiendo y ajustando la calidad de grabación de nuestra cámara

Los ajustes de nuestro iPhone o iPad nos permiten decidir a qué resolución grabamos el video, así como los fps que tendrá dicho video.

Según para qué vayamos a usar el video grabado, desde la producción de una pequeña película a generar un GIF para las redes sociales, uno u otro formato es más recomendable y, al final, todo gira entorno a un factor: mayor calidad implica mayor tamaño de archivo.

Hoy en Apple vamos a ver qué formatos nos ofrece nuestro iPhone o iPad y cómo y cuál elegir en las diferentes circunstancias.

Algunos conceptos

Para poder tomar una decisión informada vamos a esclarecer algunos conceptos. En la lista de formatos disponibles veremos básicamente tres tipos de formatos: 720p HD a 30 fps, 1080p HD a 60 fps, y 4K a 24 fps.

En primer lugar la «p» después de 720 o 1080 significa progresivo, que es la manera en que se interpretan las diferentes líneas de píxeles.

El número en sí, como 720, indica que tenemos una resolución de 720 píxeles. Las resoluciones, en realidad, se expresan siempre como la dimensión horizontal por la vertical, de modo que 720 es 1280×720 y 1080 es 1920×1080. Pero para simplificar notaciones se decidió usar solo el segundo valor, es decir, 720p o 1080p que expresan solo la resolución vertical. Cuando vemos la K, como en 4K estamos diciendo mil. Es decir 4K son 4000 píxeles en horizontal (antes era vertical) y dependiendo del estándar que usemos pude significar una resolución de 4096 × 3112 o 4096 × 1714 entre varias otras.

Cuando vemos la K, como en 4K estamos diciendo mil. Es decir 4K son 4000 píxeles. En el caso de la K, sin embargo, esta indica la resolución horizontal y, a partir de esta, deducimos la vertical (al contrario que en el caso anterior). Asimismo, el 4K puede representar diferentes resoluciones, como 4096 × 3112 o 4096 × 1714 entre varias otras, por ello cuando hablamos de 4K debemos saber a qué estándar de 4K nos estamos refiriendo, todas se parecen pero son algo diferentes.

La denominación HD indica que es una resolución que se considera de alta definición.

Y, por último, tenemos los 24, 30 o 60 fps. Las letras fps vienen del ingles «frames per second» que podemos traducir como «fotogramas por segundo», y se refiere a la cantidad de «fotos estáticas» que contiene un segundo de video. Cuanta más alta sea la cantidad de fps más cantidad de información tendremos del movimiento y, por lo tanto, más suave serán dichos movimientos en la pantalla.

Cómo ajustar la calidad de grabación

  1. Abrimos la app Ajustes en nuestro iPhone o iPad.
  2. Entramos en Cámara.
  3. Tocamos en “Grabar vídeo”.
  4. Elegimos entre las diferentes opciones.

Las diferentes opciones de resolución son las siguientes, tengamos en cuenta que un minuto de video ocupa:

  • 720p HD a 30 fps: 40MB
  • 1080p HD a 30 fps: 60MB
  • 1080p HD a 60 fps: 90MB
  • 4K a 24 fps: 135MB
  • 4K a 30 fps: 170MB
  • 4K a 60 fps: 400MB

Cómo ajustar la calidad de grabación a cámara lenta

  1. Abrimos la app Ajustes en nuestro iPhone o iPad.
  2. Entramos en Cámara.
  3. Tocamos en “Grabar a cámara lenta”.
  4. Elegimos entre las diferentes opciones.

Las diferentes opciones de resolución son las siguientes, tengamos en cuenta que un minuto de video ocupa:

  • 1080p HD a 120 fps: 170MB
  • 1080p HD a 240 fps: 480MB

Entonces ¿qué configuración elijo?

Como hemos visto en las diferentes configuraciones hay dos variables: la resolución, es decir la cantidad de píxeles y los fps, es decir la velocidad de captura.

La decisión por lo tanto debería ir así:

En función de dónde vaya a reproducir mi video puedo alternar entre los 720p y el 4K de resolución. Si voy a proyectar mi grabación en un mural del tamaño de una pared o en una televisión de alta resolución donde quiero ver hasta el último detalle escogeré 4K. Si se trata de un video de una conferencia por ejemplo, que además puede durar una hora, mejor escoger 720p.

En cuanto a los fps a elegir, como podemos ver, la cámara lenta ya nos ofrece una cantidad muy superior de fps que la grabación normal para poder, justamente, aplicar un efecto de cámara lenta, es decir, de reproducir los diferentes fotógrafas más lentamente. Si estamos grabando un suceso que tiene poca velocidad podemos decantarnos por fps más lentos pero si queremos capturar algo veloz, como una carrera de fórmula uno o algún deporte, necesitamos el máximo de fps disponible.


Artículos relacionados: