Sobre las imágenes y contenidos remotos en los correos electrónicos

Mucho ha cambiado el correo electrónico desde que empezó como herramienta de comunicación que nos permitía enviar unas cuantas palabras. Con el tiempo ha ido ganando fiabilidad, comodidad y prestaciones, convirtiéndose en un pilar fundamental de la comunicación digital hoy en día.

Una de las funciones que el correo electrónico ha ganado es la capacidad de cargar contenido remoto, algo que por una parte es de gran comodidad y ofrece mucha versatilidad y, por la otra, es un riesgo muy notable a nuestra privacidad.

Qué son los contenidos remotos

Como su propio nombre indica se trata de contenidos que no viajan con el correo electrónico que se envía. Son contenidos que están alojados en algún servidor y es nuestro cliente de correo (la aplicación que usamos para ver el correo), cuando abrimos el mensaje, el que se encarga de conectarse a dicho servidor (tal como le instruye el mensaje que hemos recibido) para descargar y mostrar dichos contenidos. Suele, por lo general, tratarse de fotografías, logotipos, aunque puede haber más elementos.

Ventajas

Poder dejar fuera del cuerpo del mensaje ciertos elementos permite que podamos reducir el tamaño del mismo. Imaginemos por ejemplo la compañía de la electricidad, en lugar de mandar su logotipo con todos los miles de mensajes que manda diariamente, simplemente deja que seamos los receptores de dichos mensajes los que descarguemos su logo de sus servidores.

Inconvenientes

Dado que este proceso ocurre de forma automática nosotros no podemos decidir cuándo queremos cargar dicho contenido o no. Esto lleva a que se use esta tecnología para el rastreo. Una persona o empresa que envía los mensajes con contenido remoto puede saber exactamente cuándo lo abrimos, desde dónde y con qué dispositivo.

Cómo activar o desactivar la carga de imágenes en el correo

En nuestro iPhone o iPad

  1. Abrimos la app Ajustes.
  2. Entramos en Correo.
  3. Activamos o desactivamos «Cargar imágenes».

En nuestro Mac

  1. Abrimos la app Mail.
  2. En el menú «Mail» elegimos «Preferencias…»
  3. Entramos en la pestaña «Visualización», la quinta.
  4. Activamos o desactivamos «Cargar contenido remoto en mensajes».

¿Y si quiero ver las imágenes remotas?

Es muy importante que tengamos presente que no estamos evitando que Mail nos muestre el contenido remoto. Para nada. Lo único que estamos haciendo es darnos la capacidad de decidir cuándo queremos que ese contenido se cargue.

Cuando recibamos un correo del que deseemos cargar el contenido remoto simplemente tenemos que tocar el botón que aparece en la parte superior del mensaje, como podemos ver en las imágenes siguientes:

Botón de «Cargar contenido remoto» marcado en verde en un Mac.
Botón de «Cargar todas las imágenes» marcado en verde en un iPad.

Tengamos presente que al cargar el contenido remoto estaremos revelando al remitente del correo nuestra dirección IP y, por lo tanto, nuestra ubicación, así como el tipo de dispositivo que usamos para ver el mensaje, sin contar con la hora exacta en que lo hemos visto.


Sin duda desactivar la carga automática de contenido remoto es una buena práctica, sobretodo si solemos recibir muchos correos no deseados, ya que, además de lo mencionado arriba, los remitentes no reciben confirmación de la apertura del mensaje y, si se trata de mensajes no deseados, es probable que desistan de seguir enviándolos al considerar que esa dirección ya no está en uso. Y, al mismo tiempo, siempre que queramos cargar el contenido, con conocimiento de la situación, basta con hacer un solo clic.

Artículos relacionados: