La diferencia entre la realidad aumentada y la virtual

Mucho hablamos de la realidad aumentada, de la realidad virtual, de gafas, de dispositivos que nos permiten ver mundos imaginarios. Es importante tener claros algunos conceptos para poder seguir el hilo de los acontecimientos.

Hace ya mucho tiempo que Apple, sobretodo a través de Tim Cook, comunica que la tecnología está aquí para ayudar a crecer a la humanidad, a potenciar lo que podemos hacer, no a reemplazarnos.

Con esta pequeña introducción está claro porqué Apple apuesta por la realidad aumentada y no por la realidad virtual.

Qué es la realidad virtual

La realidad virtual, como su propio nombre indica, es ficción. Es algo que no existe. Aquí es importante prestar atención al hecho de que la realidad virtual puede emular una realidad conocida para nosotros, pero sigue siendo realidad virtual. La realidad virtual tiene grandes aplicaciones, siendo las dos más importantes los videojuegos y el poder experimentar otros mundos o lugares sin tener que desplazarnos, ya sea por motivos científicos y de investigación, como por curiosidad y disfrute.

Qué es la realidad augmentada

La realidad aumentada es, en primer lugar, una visión del mundo que nos rodea. Pero en ella superponemos capas de información. Estas capas pueden ser desde flechas que nos guían en la dirección que tenemos que seguir para llegar a nuestra puerta de embarque hasta etiquetas virtuales de las diferentes partes de un motor para que sepamos qué válvula o conector debemos tocar.

Ventajas e inconveneintes

En primer lugar, hay que decir que las dos tecnologías son válidas en diferentes entornos. Por ejemplo si, como arquitectos, estamos diseñando un edificio y queremos ver cómo queda lo que necesitamos es realidad virtual, no queremos ver nuestra oficina, solo el edificio que proyectamos. Mientras, una app de navegación que nos guíe a través de un supermercado hasta el producto que deseamos tiene que ser en realidad aumentada, necesitamos visión del entorno para evitar chocar con estanterías y clientes.

A nivel de concepto, se habla de como unas gafas de realidad virtual nos aíslan totalmente del mundo que nos rodean y nos trasladan a otro lugar. Ya sea un mundo imaginario como StarWars o un mundo lejano como el monte Everest.

La persona que está usando un equipo de realidad virtual no es consciente de lo que hay a su alrededor, ni lo ve ni lo oye. Y esto nos aísla en nuestro propio mundo sin poder establecer una comunicación con otra cosa que la máquina.

Mientras, la realidad aumentada nos torna más capaces, pero siempre manteniendo la referencia del mundo que nos rodea y las personas que están en él.

Conclusiones

Cuando Apple habla de cómo la tecnología tiene que ayudar a la humanidad a ser más capaz sin perder su esencia claramente se refiere más a realidad aumentada que virtual. Y, de hecho, es algo que estamos viendo en los dispositivos de la compañía. Podemos usar nuestro iPhone o iPad para ver una ciudad como si estuviéramos en un mirador. Podemos ver cómo es la sonda de Marte Insight en tamaño real en nuestro salón. Y con el tiempo veremos más y más aplicaciones.

Como ya hemos dicho, al final, cada tecnología tiene sus puntos fuertes y flojos, y es importante conocerlos. Y sobretodo, es importante distinguir las dos tecnologías, pues aunque parezcan lo mismo son diferentes en concepto y aplicaciones.


Artículos relacionados: