Opinión: Sobre las Suscripciones

Hoy en día lo más probable es que todos tengamos varias suscripciones activas, pero hace unos años esto era inimaginable. De hecho, hubo una época donde era raro pagar por una app. Pero los tiempos han cambiado.

Hace años, antes de que el iPhone y la App Store empezaran su revolución tecnología, estábamos acostumbrados a que la mayoría del software que usáramos fuera gratuito. En aquellos entonces el desarrollo de software era bastante incipiente, las aplicaciones eran sencillas y las personas que las hacían muchas veces las hacían de forma altruista. La mayoría de personas estábamos acostumbrados a no pagar por el software pero al mismo tiempo es cierto que las apps no tenían un soporte continuado o actualizaciones regulares (siempre hablo en general).

Con la llegada de la App Store esto empezó a cambiar, muchas aplicaciones y algunos juegos siguieron siendo gratuitos, sin embargo, se empezaron a presentar las aplicaciones de pago. Como consumidores hubo una adaptación, pasamos de apps con pocas garantías pero gratuitas a apps más profesionales, y cuando de algo se hace una profesión es lógico que intervenga dinero.

Estas aplicaciones se han vuelto cada vez más complejas, potentes y completas, y con ello los precios han ido evolucionando. Un hecho que lo refleja es como Apple ha ido variando el rango de precios, en unos inicios una app podía valer 49 céntimos de euro, pero ese precio fue eliminado, ahora el mínimo son 1,10€ y es normal ver aplicaciones de 9,99 o 14,99.

En esta evolución el último gran cambio han sido las suscripciones. ¿Qué es una suscripción? Es una tarifa que pagamos de forma regular, generalmente mensual o anualmente, para hacer uso de un software.

Desarrollar una app requiere mucho tiempo y recursos. Una vez la persona ha terminado con la app puede, en base a lo que quiera ganar (por hora), calcular el precio final estimando la cantidad de unidades que va a vender. Hasta aquí la estrategia de un precio cerrado se sostiene pero ¿y las actualizaciones?

Una app necesita mantenimiento, los sistemas operativos se actualizan y las apps tienen que seguir el ritmo para seguir siendo compatibles: hay errores que pulir, cosas que cambiar… Mantener una app al día es, en sí, una tarea que requiere dedicación y tiempo.

Aquí es donde el modelo de un solo pago no encaja del todo. Cobrar una vez y mantener la app indefinidamente, a todas luces, no sale rentable. Al final, las apps acaban desactualizadas y abandonadas o sus desolladores sacan una nueva versión (separada de la antigua) que vuelven a vender para seguir con el margen de negocio que les permite hacer su trabajo.

Y esta es la tendencia que hemos visto desde hace ya tiempo, podríamos decir que empezó con la suite de Adobe, siguió con Office y ahora muchas aplicaciones usan las suscripciones como fuente de ingresos y como una forma que permite, por un lado, que nosotros disfrutemos de grandes aplicaciones y, por el otro, a los desolladores vivir de ello.


Artículos relacionados:

Una respuesta a “Opinión: Sobre las Suscripciones”

  1. Yo estoy de acuerdo que si una aplicación es buena, y llena mis expectativas por que no pagar por ella. a demás si voy a sacar una provecho, una utilidad de ella, es justo que de una u otra forma debamos de retribuírselo al desarrollador(es). A demás con esa suscripción, estamos dando paso a que, como bien dices, siga teniendo el soporte y que esta siga mejorado con actualizaciones constantes. Y como todo, siempre habrá aquella persona que no estará dispuesta a pagar, y mas bien seguirá en la búsqueda de esa app gratuita que llene sus necesidades.

Comentarios cerrados.