Apple y los manglares del Caribe

Hace unos días Apple publicó un comunicado de prensa en el que exponía uno de sus varios compromisos con el medio ambiente.

En este caso se trata de la conservación de unos enormes bosques de manglares en la costa de Colombia en cooperación con una entidad de la región llamada Conservation International.

Estos manglares se encuentran en la desembocadura del rió Sinú y tienen una extensión de 109 kilómetros cuadrados.

Manglares - Mapa
Mapa de la región

Según Lisa P. Jackson, vicepresidenta de Medio Ambiente, Políticas e Iniciativas sociales en Apple «Estos bosques son una de las herramientas más importantes de la naturaleza en la batalla contra el cambio climático».

El porqué de los Manglares

Según el mismo comunicado de prensa los manglares cumplen diversas funciones, tanto a nivel local como global.

A un nivel local, actúan como protección natural de las mareas y, debido a la gran diversidad de su flora y fauna, ofrecen alimento y suministro de madera para las familias que viven en sus alrededores.

A nivel global, los manglares cumplen una gran función de equilibrio ambiental, pues absorben el dióxido de carbono de la atmósfera y, según algunos estudios, pueden almacenar hasta 10 veces más CO2 que los bosques que se encuentran en tierra.

De hecho, su conservación tiene una doble intención, en primer lugar, garantizar que el planeta tiene sus propios recursos de equilibrio en cuanto a regulación de gases y, en segundo lugar, evitar que, al ser destruidos, los manglares emitan a la atmósfera los depósitos de CO2 que han almacenado durante siglos.

Manglares - Rio

Conservation International calcula que, aproximadamente, se emiten mil millones de toneladas métricas de dióxido de carbono debido a la destrucción de manglares, que puestos en perspectiva representa el total de emisiones de Estados Unidos en 2017 si combinamos todos sus vehículos de transporte.

Lisa P. Jackson afirma que «A nivel global, hemos perdido la mitad de los bosques de manglares del mundo desde la década de los 40, así que ya es tiempo de que comencemos a conservarlos y protegerlos».


Artículos relacionados: