Sobre el Apple Pencil y el Macintosh Original

Con la llegada del nuevo iPad Pro, se presentó el nuevo Apple Pencil. Un dispositivo que tiene aún mucho recorrido por delante.

En este artículo me gustaría compartir con vosotros un aríiculo publicado en el San Francisco Examiner en mayo de 1984.

En esa época, Apple acababa de presentar el nuevo Macintosh que venía acompañado con la novedad del ratón.

Macintosh Original
Macintosh Original.

John C. Dvorak, una personalidad en tecnología y ordenadores, escribía sus opiniones sobre este nuevo método de interacción con el dispositivo igual que nosotros escribimos ahora las nuestras sobre el Apple Pencil.

El artículo original está en ingles, aquí comparto mi propia traducción, espero que la disfrutéis.

Los ratónes son una buena idea, pero de dudoso valor para los usuarios profesionales.

Nunca me han gustado los ratones, excepto Mickey. De acuerdo, son pequeños y monos y supongo que no van a hacer daño a nadie. Pero ¿en qué son buenos? Aparte de asustar a nuestras madres, los ratones nunca están en el lugar correcto en el momento apropiado. Tratar de controlar un ratón es como tratar de frenar la formación de agujeros en un queso suizo.

La semana pasada pasé unas cuantas horas ante la última maravilla de los ordenadores, el Macintosh de Apple. Tengo que decir que quedé bastante impresionado. Los gráficos son deslumbrantes y la velocidad es adecuada. Y la máquina en sí misma es pequeña y estéticamente placentera. Este ordenador incluso te permite señalar con un pequeño spray de pintura y puedes escribir un grafiti en su pantalla.

El dispositivo que permite al cursor moverse tan libremente en la pantalla es lo que llamamos «ratón». Apple, en su empeño de ser totalmente amigable para el usuario, describe el ratón como una pequeña caja deslizable que cabe en nuestra mano. Es en esta pequeña cajita donde el movimiento activa una bola que dispara a los sensores ópticos. Estos sensores ópticos luego traducen los movimientos del ratón sobre la mesa en los movimientos del cursor en la pantalla. De esta manera, el ratón elimina el molesto proceso de usar las flechas del teclado para mover el cursor de una posición a otra. El ratón también tiene un botón que se usa como tecla «Enter» para poder tocar los iconos, los cuales son unas representaciones gráficas de los comandos del sistema y le dicen al ratón cuando realizar las acciones.

¿Qué podría ser más fácil para el usuario? Todas esas pequeñas flechas en el teclado son confusas y aburridas. Ahora con un movimiento de muñeca el cursor vuela a través de la pantalla. Esto hace, al ratón, ideal para dibujar imágenes, porque ya no estás limitado a los caracteres ASCII para crearlas. Ahora puedes realmente dibujar obras maestras justo en la pantalla, pixel a pixel.

Picasso Vive

En una demo enlatada del Macintosh, un increíble dibujo en pantalla de una mujer japonesa peinándose el pelo aparece de golpe. Parece que haya salido del mismo original. Este dibujo podría ser perfectamente el de un fan japonés. Decidí probar por mi propia mano la creación del arte. Supuse que este pequeño ratón me ayudaría a rivalizar con Picaso. Cuán equivocado estaba. Me pareció cerca de lo imposible controlar a ese pequeño roedor. Para empezar hay demasiadas pantallas por donde ir para llegar al «MacPaint». Luego tuve que escoger el icono del pequeño lápiz y moverlo a la pantalla. Sin embargo, seguía equivocándome y cogiendo la goma de borrar en su lugar.

Así que decidí empezar de nuevo, con algo que ya sabía que podría dibujar, mi nombre. Toda al frustración del primer intento me visitó corriendo de nuevo mientras yo dibujaba líneas inteligibles en la pantalla. Después de una hora, más o menos, mejoré un poco. Ya casi podía leerlo. Realmente me divertí, pero volviendo a la mentalidad corporativa no puedo evitar pensar sobre la productividad.

¿Cuánto me puede ayudar un ratón cuando trabaje en una hoja de cálculo, en una base de datos o en un documento de Pages? ¿Realmente voy a usarlo en lugar de las flechas del teclado? ¿Voy alguna vez a acostumbrarme a mover mi manos fuera del teclado sin perder mi concentración? …

Me parece sorprendentemente similar a las opiniones que hoy escribimos acerca del Apple Pencil. ¿Lo voy a usar? ¿Realmente debo comprarlo?

El tiempo nos dirá, pero para mí, el Apple Pencil, espléndido en su sencillez, es el principio del cambio.