Cómo mejorar la seguridad de nuestro dispositivo iOS

Los iPhone y los iPad son seguros por definición y por diseño. Apple otorga mucha importancia a este tema. Sin embargo, la seguridad de nuestros dispositivos depende en última instancia del uso que le demos.

La seguridad de un dispositivo, en términos muy generales, puede resumirse en dos partes: lo difícil que es acceder a él y lo que se puede hacer con el si está bloqueado.

El acceso al dispositivo

La dificultad de acceder a un dispositivo iOS, es decir un iPhone, iPad o iPod touch, es directamente proporcional a la complejidad del código de desbloqueo.

Apple ha diseñado los dispositivos para hacer muy difícil acceder a ellos sin la contraseña pero si esta es «1234» la seguridad cae en picado. Como ya vimos en este artículo, al igual que las contraseñas, los códigos de acceso tienen que cumplir unas reglas. Y la regla principal es ser largos, cuanto más largos mejor.

Cómo mejorarlo

iOS nos permite definir cuatro tipos de códigos: de cuatro dígitos, de seis dígitos, numérico personalizado o alfanumérico personalizado.

  • La primera opción deberíamos descartarla totalmente, a un ordenador le lleva escasos segundos probar todas las combinaciones de un código de 4 dígitos.
  • La segunda opción es aceptable siempre que el código no sea nuestra fecha de nacimiento, DNI, fecha de boda, etc.
  • La tercera opción mejora notablemente la seguridad manteniendo la comodidad. Un código de 8 o 10 dígitos es un código con muchas combinaciones posibles y, por lo tanto, seguro. Cuanto más largo mejor.
  • La cuarta opción es la mejor, admite letras mayúsculas, minúsculas, puntuaciones y números. Las combinaciones posibles aumentan tremendamente haciendo que incluso un código relativamente corto sea muy difícil de obtener.

Para cambiar el código los pasos a seguir son:

  1. Abrimos la app Ajustes.
  2. Entramos en «Face ID y código» o «Touch ID y código».
  3. Introducimos nuestro código actual.
  4. Tocamos en «Cambiar código».
  5. Introducimos el código actual.
  6. De manera predeterminada se nos sugiere un código de 6 dígitos, si queremos otra opción tocamos en «Opciones de código».
  7. Elegimos de entre las opciones (que están explicadas arriba).
  8. Introducimos el código nuevo dos veces.

A partir de ahora para acceder al dispositivo utilizaremos el código que acabamos de introducir.

Lo que podemos hacer con el dispositivo bloqueado

Una vez nos hemos asegurado de que el acceso al dispositivo sin código sea muy difícil o imposible, tenemos que ver qué es lo que nos permite hacer el dispositivo sin que tengamos que desbloquearlo. Cosas como, por ejemplo, acceder a las notificaciones pueden no requerir un desbloqueo.

Cómo mejorarlo

  1. Abrimos la app Ajustes.
  2. Entramos en «Face ID y código» o «Touch ID y código».
  3. Introducimos nuestro código actual.
  4. Nos desplazamos a la parte de abajo hasta la sección llamada «Permitir acceso al estar bloqueado».

Las opciones a activar o desactivar dependen mucho de cómo queramos usar nuestro dispositivo, pero mis recomendaciones son las siguientes:

  • Visualización de Hoy: Desactivado. En Hoy tenemos todos nuestros Widgets, y estos pueden contener información personal.
  • Centro de notificaciones: Desactivado. De forma predeterminada los iPhone con FaceID ya ocultan el contenido de la notificación hasta estar desbloqueados pero desactivando esta opción ni siquiera puede verse qué aplicaciones son las que nos han notificado.
  • Centro de control: Desactivado. En el centro de control podemos activar el modo avión, desactivar Wi-Fi, activar AirDrop e incluso reproducir canciones o podcasts, sin contar activar la linterna o controlar un AppleTV entre otras opciones.
  • Siri: Activado. Es cierto que Siri nos permite interactuar mucho con nuestro dispositivo pero la mayor parte de las interacciones requieren que desbloqueemos el mismo. Si desactivamos esta opción la seguridad aumenta notablemente pero no podremos usar «Oye Siri» con el dispositivo bloqueado.
  • Responder con mensaje: Activado. Si alguien nos llama queremos poder contestar sin tener que prestar atención a si el iPhone está bloqueado o desbloqueado.
  • Control de Casa: Desactivado. Nadie sin acceso debe poder encender nuestra calefacción o abrir las ventanas.
  • Devolver llamadas perdidas: Desactivado. Impide que nadie sin acceso pueda realizar llamadas desde nuestro teléfono.
  • Accesorios USB: Desactivado. Super importante, la seguridad de nuestro dispositivo depende de ello. Todos los métodos de desbloqueo que pueden usarse requieren poder conectar el dispositivo a un USB, desactivando esta opción lo hacemos prácticamente imposible.

¿Protección Extra?

Hay diversas profesiones que se fundamentan en la seguridad y privacidad. Un abogado, por ejemplo, no puede permitir que se acceda a sus archivos, o un médico. Son asuntos legales importantes. Si necesitamos que los datos de nuestro dispositivo estén realmente a salvo de cualquier ataque activamos la opción «Borrar datos».

Con esta opción activada, si alguien intenta y falla desbloquear nuestro dispositivo diez veces, el dispositivo se restaura a los ajustes de fábrica impidiendo que cualquier información pueda ser recuperada, pues queda físicamente destruida.