Algunas implicaciones de los procesadores ARM en los Mac

Mucho se ha hablado de los Mac con procesador ARM pero ¿entendemos todas las implicaciones del cambio? ¿Qué pasará con las opciones de configuración de las máquinas? Es algo de lo que carecen los iPhone y los iPad desde sus inicios, pero que siempre ha estado presente en la línea Mac.

¿ARM?

Antes de nada me gustaría exponer algunos conceptos. Todos nuestros dispositivos contienen en su interior un procesador. El procesador es el cerebro que hace los cálculos necesarios para hacer funcionar todo.

En este artículo ya hablé de que los procesadores pueden ser de 32 o de 64 bits. Pero ahora es el turno de las arquitecturas.

¿Qué son las arquitecturas del procesador? En pocas palabras, la arquitectura es el conjunto de ordenes básicas que un procesador es capaz de entender y cómo reacciona ante ellas. Ordenes como mover datos, copiarlos, añadir, sumar, comparar… Diferentes fabricantes de procesadores usan diferentes arquitecturas para sus chips.

Apple y las arquitecturas de procesador

Antes de Intel, Apple usaba procesadores PowerPC con su propia arquitectura en los ordenadores. Sin embargo, con el paso del tiempo, estos procesadores no evolucionaron lo suficiente como para que Apple pudiera utilizarlos en sus productos.

En 2005 Steve Jobs dijo «Han pasado diez años desde nuestra transición a PowerPC y pensamos que la tecnología de Intel nos ayudará a crear los mejores ordenadores personales durante los próximos diez años».

Más adelante, y ya saltando de línea de productos, Apple empezó a diseñar sus propios procesadores para iPhone e iPad. Lo que llamamos la serie A. Empezando por el A1 y llegando al más reciente A12X Bionic, el que lleva el nuevo iPad Pro.

Los chips A de Apple utilizan una arquitectura ARM, y han cambiado mucho con el tiempo. Actualmente los A12 son más potentes que los procesadores del 96% de ordenadores del mercado. Más potentes que los de los MacBook Pro del año pasado. Entonces, ¿por qué no usa Apple procesadores ARM diseñados por ellos mismos en los ordenadores?

La pregunta más que «Por qué» es «Cuándo»

Es solo una cuestión de tiempo. Ya vemos que la tendencia es clara. Apple quiere diseñar todos los componentes de sus productos. Empieza con los más importantes como son el procesador y va siguiendo con GPU (Gráficos), chips inalámbricos como la serie W, coprocesadores como la serie M, procesadores secundarios como la serie T…

Cambiar de procesador implica cambiar de arquitectura, y cambiar de arquitectura implica reescribir todo el sistema operativo desde su base para que funcione con la nueva arquitectura. Es un proceso monumental.

Por qué cambiar

Después de ver de lo que son capaces los A12 Bionic en un dispositivo tan pequeño como un iPhone, lo que lograremos en un Mac será asombroso.

Tengamos en cuenta que en un Mac la disipación de calor es mucho más eficiente, por su tamaño y por la presencia de ventiladores, permitiendo que el procesador exhiba mucha más fuerza bruta. Y, además, los Mac tienen una batería enorme comparada con un iPhone, muchos de ellos están conectados a la corriente la mayor parte del tiempo, así que el consumo energético, aunque importante, deja de ser una restricción.

Al final, veremos cómo la potencia de los Mac se dispara y evoluciona al ritmo que Apple nos tiene acostumbrados.

Sobre las configuraciones

Con todas las líneas de Mac, Apple ofrece varias configuraciones. Podemos elegir entre un modelo de procesador u otro,  podemos elegir ampliar la memoria RAM y podemos elegir el almacenamiento que queramos, añadiendo la diferencia económica.

Sin embargo, en los iPhone e iPad esto nunca ha sido así. Apple siempre ha decidido qué procesador montar y solo ofrece uno. También Apple elige la cantidad de memoria RAM que el dispositivo lleva y es algo que no podemos modificar. Lo único que podemos elegir es el almacenamiento.

Intel fabrica varias versiones de sus procesadores, y por ello tiene sentido que Apple las ofrezca en sus máquinas. Pero, ¿tendrían sentido en un Mac con procesador Apple? Pues probablemente no, dado que Apple presenta una sola versión de su procesador cada año.

Al final, parece coherente que Apple elija los componentes internos, como siempre ha hecho con el iPhone o el iPad, los cuales, es importante recalcar, funcionan a las mil maravillas y siempre mejoran.

Seguramente será para mejor que Apple elija los procesadores mientras siga sorprendiendo al mundo año tras año con lo que dichos procesadores son capaces de hacer y aportar.