Qué podemos conectar en el nuevo iPad Pro

Los nuevos iPad Pro de 2018 han cambiado el conector Lightning por un USB-C. Esto permite conectar gran variedad de accesorios al iPad, poniéndolo prácticamente a la altura de un Mac en versatilidad y conectividad.

Debido al sistema operativo, sin embargo, existen algunas limitaciones que hay que tener en cuenta. Veamos por partes que nos aporta este nuevo USB-C.

Qué es el USB-C

El USB tipo C es una clase de conector. Es decir, cuando hablamos de él nos estamos refiriendo a la forma del mismo. A la forma física. Usando este tipo de conector podemos soportar varios protocolos. Siendo los más importantes el Thunderbolt, desarrollado por Apple e Intel, o el protocolo USB (mismo nombre, pero diferente concepto).

Si dejamos el Hardware (la forma física) y nos pasamos al Software (los protocolos), tanto el Thunderbolt como el USB tienen diferentes versiones. Las más recientes son el Thunderbolt 3 y el USB 3.1 de segunda generación. Cada uno de estes protocolos tiene unas especificaciones técnicas en cuanto a velocidades de transferencia de datos, capacidad de carga… Estos detalles los vamos a pasar por alto. Lo que sí que debemos saber es que los nuevos iPad Pro no soportan el protocolo Thunderbolt (como sí hacen todos los Mac), solo el USB 3.1.

Pantallas externas

Con el nuevo puerto podemos conectar directamente pantallas externas que dispongan de entrada USB-C. El iPad soporta HDR10 así que podemos sacar partido a las pantallas de alto rango dinámico.

Cuando conectamos una pantalla el iPad nos hace espejo de su propia pantalla, de modo que vemos lo mismo en las dos. Afortunadamente, algunas apps se van actualizando para distribuir el contenido entre las pantallas. Por ejemplo, Keynote nos muestra la presentación en la pantalla externa y las notas de la presentación y el control de diapositivas en el iPad.

Es importante saber que el cable que viene con el mismo iPad no nos sirve para esta conexión, sino que necesitamos uno de banda más ancha, que normalmente vienen con la pantalla externa. Si no tenemos ninguno de ellos, podemos comprar un cable USB-C a USB-C con Thunderbolt 3 que, aunque no es el protocolo soportado, tiene suficiente ratio de transferencia para el protocolo USB.

Podemos usar un adaptador, como el que tenemos para el Mac, para conectar una pantalla por HDMI, con una resolución máxima de 4K y 60Hz.

Cargar otros dispositivos

El USB-C del nuevo iPad Pro puede cargar periféricos y otros dispositivos con hasta 7,5W. Con un cable USB-C a Lightning podemos conectar nuestro iPhone para cargarlo. O con el cargador para Apple Watch (versión USB-C) nuestro Apple Watch. Incluso podemos conectar dos iPad juntos para que uno cargue al otro. Si tenemos accesorios que requieren USB-A (el de siempre) podemos usar un adaptador.

Importar Fotos de cámaras y almacenamientos externos

Los iPad no soportan almacenamientos externos como los PenDrive. Es una limitación del sistema que se espera que Apple cambie en futuras versiones del mismo. Mientras, sí que podemos importar fotos y videos desde una memoria USB. También funciona con cámaras, muchas de ellas tienen directamente la conexión USB-C o, si disponen de mini-USB, podemos usar un adaptador. Con un adaptador también podemos usar tarjetas de memoria SD. Todas las fotos importadas aparecerán en Fotos.

Teclados e Internet

El iPad ya viene de serie con muchos drivers (controladores o, dicho de otro modo, lo que enseña a un ordenador a usar un periférico) básicos para distintos accesorios USB. iOS no permite instalar más drivers, pero la cantidad de ellos reinstalados es bastante sorprendente.

Si disponemos de un teclado con conexión USB-C o usando adaptador para USB-A podremos usarlo casi con toda seguridad con nuestro nuevo iPad. En general, suele ser más cómodo usar teclados Bluetooth o el mismo Smart Keyboard Folio, pero es una opción.

Otro protocolo que el iPad soporta es Ethernet, de modo que si ya disponemos del adaptador de Ethernet a USB-C para el Mac, podemos usarlo con el iPad. Al conectarlo simplemente aparecerá en Ajustes, debajo del Wi-Fi.

Altavoces, micrófono o dispositivos MIDI

El iPad carece de puerto de auriculares Jack, pero podemos usar el adaptador que Apple vende para conectar nuestros auriculares o altavoces. Si disponemos de auriculares con conexión USB-C podemos conectarlos directamente.

Podemos conectar dispositivos como teclados MIDI o micrófonos usando el adaptador de USB. En algunos casos incluso el iPad provee de 7,5W para alimentar el accesorio conectado. Para comunicar con dispositivos MIDI, lo mejor es usar apps tipo GarageBand.

Hubs y adaptadores

Finalmente en el USB-C hay suficiente ancho de banda como para conectar varios accesorios en el mismo puerto. Esto abre las puertas a que podamos conectar adaptadores de terceros que dispongan de salidas HDMI, auriculares, USB-A, lectores de tarjetas, etc., todo en uno.