Un resumen del informe fiscal de Apple en 2018

Tras la conclusión de su año fiscal 2018, que finalizó el 29 de septiembre, Apple presentó su formulario anual ante la SEC.

Se trata de un informe de 72 paginas de las que se pueden extraer algunos datos clave.

9.000 empleados más: Apple tiene 132.000 empleados a tiempo completo al final de su ejercicio económico de 2018, frente a los 123.000 del año anterior.

Los gastos de I+D han aumentado casi 3.000 millones de dólares: Apple gastó 14.200 millones de dólares en investigación y desarrollo en su año fiscal de 2018, un aumento de casi el 23% sobre los 11.500 millones de dólares que gastó en 2017.

Apple sigue ejecutando su programa de recompra de acciones: Apple tenía 23.712 accionistas registrados el 26 de octubre de 2018, frente a los 25.333 del 20 de octubre de 2017. Hay 4.754.986.000 acciones de Apple en circulación actualmente.

Los gastos del Bar Genius han bajado: Los gastos de Apple por reclamaciones de garantía ascendieron a 4.100 millones de dólares en su ejercicio de 2018, frente a los 4.300 millones de dólares de 2017 y 4.600 millones de dólares de 2016.

El CapEx se reducirá: Apple prevé utilizar aproximadamente 14.000 millones de dólares para gastos de capital durante el año fiscal de 2019, lo que supone una reducción con respecto a los 16.700 millones de dólares de 2018. El capital se utiliza para los equipos de fabricación, los centros de datos, las instalaciones corporativas y las Apple Store.

Apple ocupa más espacio de oficinas: Apple poseía 1,53 millones de metros cuadrados y alquiló 2,26 millones de metros cuadrados de espacio de oficina a fecha de 29 de septiembre de 2018. En comparación, Apple poseía 1,24 millones de metros cuadrados y alquiló 2,13 millones de metros cuadrados de espacio de oficina durante 2017.

El informe anual de Apple también reconoce que las «disputas comerciales internacionales» podrían afectar negativamente a su negocio, refiriéndose casi con seguridad a una disputa comercial en curso entre Estados Unidos y China:

Las disputas comerciales internacionales podrían resultar en aranceles y otras medidas proteccionistas que podrían afectar negativamente el negocio de la Compañía. Las tarifas podrían incrementar el costo de los productos de la Compañía y de los componentes y materias primas que se utilizan en su elaboración. Estos mayores costos podrían afectar negativamente el margen bruto que la Compañía obtiene de sus productos. Las tarifas también podrían encarecer los productos de la Compañía para los clientes, lo que podría hacer que los productos de la Compañía sean menos competitivos y reducir la demanda de los consumidores. Los países también pueden adoptar otras medidas proteccionistas que podrían limitar la capacidad de la Compañía para ofrecer sus productos y servicios. La incertidumbre política en torno a las disputas comerciales internacionales y las medidas proteccionistas también podrían tener un efecto negativo en la confianza y el gasto de los consumidores, lo que podría afectar negativamente el negocio de la Compañía.