¿Por qué la encriptación es tan importante?

En las últimas semanas hemos tenido noticias por parte del gobierno Australiano sobre la encriptación. Al parecer quieren poner en marcha alguna regulación legal sobre ella. En este artículo, vamos a analizar los hechos y a plantearnos la importancia de la encriptación en el día a día actual.

Antes de empezar vamos a repasar rápidamente qué es eso de la encriptación. La encriptación es la modificación matemática de un mensaje (recordemos que al fin y al cabo son ceros y unos) de modo que solo aquel que sepa cómo se ha modificado pueda reverterlo a un estado inicial y leerlo.

Hay muchas clases de encriptación pero la más segura, es la encriptación end-to-end (de extremo-a-extremo). Es la más segura porque solo el emisor y el destinatario saben cómo ha sido modificado (encriptado) el mensaje. Solo ellos tienen la llave. Este es el tipo de encriptación que usan protocolos como iMessage, FaceTime…

¿Por qué la encriptación es importante para nosotros?

Fácil: mantiene toda nuestra información a salvo. Como decía Tim Cook en una entrevista reciente «nuestro teléfono contiene mucha más información personal sobre nosotros que nuestra misma casa». Tiene fotos, datos de salud, documentos, calendarios, contactos, mensajes… la lista es infinita. Esta información hay que tenerla a buen recaudo. La encriptación es la manera.

¿Quién quiere debilitar la encriptación?

Los gobiernos y cuerpos de seguridad de los distintos países están acostumbrados hasta ahora a poder acceder a casi cualquier información que se les antojara: interceptar correo, pinchar lineas telefónicas, entrar en domicilios, etc. Con la llegada de las nuevas tecnologías estas técnicas han sufrido un giro radical, ya no pueden acceder a todo. Nadie puede acceder a una conversación encriptada, nadie.

¿Por qué debilitar la encriptación?

La idea que se quiere vender es la misma de siempre: «te cambiamos privacidad por protección. Si tenemos acceso a todo lo que dicen todos los ciudadanos del mundo evitaremos delitos.»

¿Serviría de algo debilitarla?

NO! Claro que no. Como expone Apple el debilitar la encriptación solo causará que los que usan la tecnología para fines ilegales se escondan más y usen otras maneras de transmitir la información. Siempre se pueden encontrar maneras y, además, siempre puedes usar tu propia encriptación para pasar información por un canal no seguro.

Mientras, el resto de los usuarios, el 99,999% tendríamos una gran perdida en nuestra seguridad. ¿Tenemos que poner en riesgo los millones de usuarios de iOS para poder pillar a los cuatro o cinco que aprovechan la tecnología para fines ilegales? Es como prohibir los coches porque con ellos se puede golpear a un peatón. No tiene ningún sentido.

¿Qué pasará al final?

Tendremos que seguir el caso del gobierno Australiano al respecto de la encriptación. Una ley que la prohibiera o impusiera en ella restricciones sería un precedente muy negativo para otros países. Y como ya dijo la misma Apple en el caso contra el FBI no puedes crear una llave solo para los buenos, si algo queda abierto, queda abierto para todo el mundo tarde o temprano.

Si la tecnología tiene que seguir abarcando cada vez más todas las áreas de nuestra vida como viene haciendo, tiene que hacerlo con seguridad.

Al fin y al cabo, la cantidad de tecnología necesaria para hacer que una nota escrita en nuestro iPhone sea tan segura como una nota escrita en una hoja de papel es tremendamente grande.